Blogia
Historia de Internet en Aragón. Rampa 1995

Billete Zaragoza - Madrid, ida y vuelta, con parada en la estación 'burbuja punto com'

Billete Zaragoza - Madrid, ida y vuelta, con parada en la estación 'burbuja punto com'

 

 

Lo reconozco, lo que me cautivó de Internet, allá por el año 1996, fue intuir que mi afán de protagonismo por fin se vería satisfecho. El día que vi lo accesible que era hacer una web y llegar a infinidad de lectores fue como vaciar varios sobres de Petas Zetas en mi cerebro. Algo me enganchó para siempre.

Por aquel entonces el mundo de la emulación vivía sus mejores momentos y no paraban de salir emuladores y juegos de todo tipo recuperados del olvido, incluido mi amado Spectrum. Me decidí a crear una web de periodicidad mensual que publicara juegos, emuladores, pantallas y artículos al más puro estilo Microhobby, la mejor revista informática jamás creada. La bauticé con el nombre El Mundo del Spectrum y llegó a tener bastante repercusión. Durante los años que permaneció on-line se incorporaron colaboradores, experimenté en maquetación, programación y diseño gráfico, etc. Cualquier web que hablara del Spectrum tenía un enlace a El Mundo del Spectrum.

Por un lado, guardo un gran recuerdo de aquel momento pero, por otro lado, siempre me ha penado no haber hecho una web de subastas, un buscador, un portal, un directorio, un B2B…, no sé, cualquier cosa que me hubieran comprado en la época de la burbuja por millones de euros. Supongo que así es la vida, a uno le gana el romanticismo…

Esta afición me llevó a especializarme en el desarrollo web. Por una coincidencia del destino y tras una prueba de varios días de duración, entré a trabajar en Fomento y Análisis de Sistemas (FASIS) en un momento clave para el sector. Allí tuve el privilegio de trabajar para Ignacio Rivas. Fue mi mentor y una de las mejores cosas que me han ocurrido profesionalmente ya que gracias a él en dos años me curtí y preparé para la que posteriormente sería mi aventura madrileña. De aquella época en Zaragoza recuerdo lo difícil que era explicarle a un empresario aragonés medio lo que era Internet y los beneficios que podía tener para su empresa. Ahora ya todos lo conocen (conocer no es lo mismo que utilizar) pero entonces era muy difícil. Recuerdo lo caro que era incluso acceder a Internet, porque navegar ya era harina de otro costal. Qué tradicional era todo. No existía ni el Spam ni los espías ni el XP. También recuerdo que me creía el rey del mambo; la verdad es que hice cosas muy interesantes para la época, pero me bastó un mes en Madrid para comprobar que acababa de subir a primera división.

Mis comienzos en Madrid fueron bastante intensos. Entré a trabajar en una empresa llamada Webmedia. Tenía un currículum y una cartera de clientes increíble y pronto supe lo que era sufrir (para crecer). Pero algo ocurrió transcurrido el primer mes. Teknoland, la consultora con mejor portfolio de España, me hizo una oferta para que trabajara con ellos. Sí, era esa empresa que alardeaba de tener gimnasio, masajista y una trabajadora muñeca hinchable (no me lo estoy inventando). Tras mucho meditarlo durante 48 horas tomé la mejor decisión de mi vida profesional: me quedé en Webmedia. Los fuegos de artificio me gustan en las fiestas populares pero no en una empresa.

Empezaban los tiempos de la burbuja y obtener beneficios era lo de menos. Los sastres de trajes grises a la medida se forraban, los “e-business men” salían hasta debajo de las piedras con sus sonrisas perennes y su ignorancia infinita, grandes corporaciones compraban con cheques en blanco todo lo que olía a posible éxito y nosotros, desde dentro, no podíamos creer que eso durara mucho tiempo. Era humo y el humo no dura mucho.

Tecknoland fue la primera en caer (¿entendéis ahora lo de la buena decisión?). Durante aquellos convulsos años Webmedia pasó a llamarse Evoluciona. Mi objetivo en aquella época fue sacarle jugo al dream team que me rodeaba y aprender también de aquellos malos ejemplos, de la parte responsable de dicha situación. Poco a poco me fui encargando de diversos proyectos. Fui madurando a base de disgustos, éxitos y unas cuantas dosis de responsabilidad en vena.

Pasados cinco años largos y tras mucho pensarlo y prepararlo volví a Zaragoza con un plan de empresa bajo el brazo llamado Consultis que finalmente tomaría forma el 30 de agosto de 2005. En estos dos años he vuelto a trabajar con empresas aragonesas desde una perspectiva diferente y he traído a Zaragoza una sucursal de Universomac , servicio técnico oficial de Apple. Recientemente he llevado a cabo junto con una agencia de noticias un proyecto personal llamado GozaZaragoza.com , una publicación con vocación de convertirse en el medio zaragozano de referencia en Internet.

Son muchas las experiencias vividas en estos años. Son muchos los clientes con los que he trabajado. Es difícil resumir en pocas palabras todo aquello. El sector informático de Internet ha madurado y estamos ante una nueva etapa. En Aragón hay que seguir trabajando. Hay que llevar a esta comunidad a lo más alto. Es lo que merece. ¿Y tú? ¿Te apuntas?

Por Alejandro Ibáñez Muñoz

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Cheap Nike Shox -

Hi there
Great article and nice blog
Thank you for your sharing
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Alejandro -

¿No te acuerdas? También me hiciste investigar qué empresa se escondía tras la oferta. En aquellos tiempos no me conectaba a diario y la prueba se alargó varios días.

¿Ya estás olvidando las cosas? Qué mal nos están haciendo los años, Nacho.

nacho rivas -

lo siento, pero no coincido con eso de "tras una prueba de varios días de duración". Fue unas horas, y ademas desde tu casa. Muy comodo. Fue comprobar que el JavaScript no tenia secretos para ti...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres